Tengo un amigo abuelito

Es inevitable que nuestros peludos se hagan mayores, y cuando ya son yayitos su cuerpo empieza a cambiar. Os dejamos unos cuantos consejos para que os resulte más fácil su comodidad cotidiana:

Al igual que nos ocurre a las personas, los perros, gatos… con la edad pueden padecer artritis (mal llamada artrosis) que se trata de la inflamación de las articulaciones. Esta dolencia además es mucho más molesta si nuestro amigo padece de sobrepeso, ya que carga llegando a forzar dichas articulaciones y puede ocasionarle un profundo dolor que le impida caminar. Además si forzamos posturas antinaturales o le obligamos a caminar una distancia o tiempo superior al que esté acostumbrado podemos causarle deformidad en sus patitas y con ello también una profunda molestia articular (recordemos que su actividad suele reducirse con los añitos).

Por esto mismo y porque en ocasiones con la edad su organismo cambia, no suelen soportar bien las temperaturas extremas: mucho calor les causará mayor letargia e incluso en ocasiones problemas al respirar, mientras que mucho frío y humedad afectará como a nuestros humanos más mayores con dolor articular (procura pues que en verano se sienta lo más fresquito posible y en invierno abrigado).

Otra cosa a tener en cuenta con estos cambios es su dieta, conviene adecuar la dieta a la edad y al desgaste de tu amigo, evitando así problemas mayores a los mencionados y reforzando su salud desde dentro, así como aumentar las visitas a su vete de confianza.

En Happy tenemos tanto mantitas refrescantes para el verano como abrigos y chubasqueros para el fresquito y pienso de calidad para tu querido abu. No dudes en preguntarnos :)